EN | PT
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

BODEGAS PAZO SEÑORANS

BODEGAS PAZO SEÑORANS

Afincada en el valle del Salnés (Pontevedra), la bodega Pazo Señorans desarrolla desde hace años proyectos de I+D+i con diversas entidades y empresas, sobre todo, aquellos centrados en el estudio de las variedades autóctonas y en el cuidado del viñedo y su afectación al medio ambiente.

Su viñedo es, en su totalidad, de la variedad autóctona albariño. Se caracteriza por la utilización de la parra como sistema conductivo y asimismo por estar ubicado en localizaciones diferentes, pero todas ellas en un radio de unos 10 km, y cerca del mar.

BODEGAS PAZO SEÑORANS

SOLUCIÓN

Siempre interesada en los avances que permitan conjugar la tradición con la tecnología, Pazo Señorans optó por Cultiva para la gestión de su viñedo. Cultiva es una plataforma global de la que ayuda a optimizar procesos en el ámbito de la viticultura, basados en agricultura de precisión.

BENEFICIOS

Gracias a Cultiva, Pazo Señorans es capaz de realizar una observación continua del estado del viñedo (teledetección, sensores, meteorológica…), lo que, combinado con la aplicación de la inteligencia artificial y el machine learning, consigue que, por ejemplo, el equipo de la bodega gallega optimice decisiones en cuanto a fertilización, control de plagas, recolección y otros aspectos relevantes en el cultivo de la uva, consiguiendo, incluso, lograr una calidad de cultivo controlada y repetible.

Para Manuel Becerra Castro, Ingeniero técnico y responsable de campo de la bodega Pazo Señorans: 

«El principal reto que debemos afrontar en Pazo Señorans es optimizar la toma de decisiones en el viñedo en base a la recopilación de datos de múltiples fuentes. Hemos elegido el software Cultiva Decisiones de Seresco, que se apoya en la infraestructura de Azure, de Microsoft. Cultiva es una plataforma con un único punto de acceso a toda la información que necesitamos para la toma de decisiones en el viñedo: imágenes de satélite, datos de la estación meteorológica y datos de los sensores de campo. El cultivo usa técnicas de big data para el análisis de la información y la elaboración de diferentes modelos productivos, como la predicción de enfermedades, la predicción de cosecha e incluso las recomendaciones sobre riego. Esta tecnología nos permite conocer mejor nuestro viñedo, ser más sostenibles, mejorar la producción y mejorar la calidad. Por ejemplo, los modelos de predicción de enfermedades nos permiten ahorrar un par de tratamientos al año que económicamente nos puede suponer unos 300 euros por hectárea».