EN | PT

+QUENÓMINA

+QUENÓMINA

Los nuevos modelos de Jornada Laboral

En medio del debate sobre la jornada laboral de 4 días (32 horas) a la semana, resulta interesante conocer los aspectos que motivan esta tendencia, qué cambios se plantean y la finalidad de los mismos.

Vamos a intentar valorar los pros y contras de estas nuevas fórmulas de jornadas, frente al modelo tradicional de jornada laboral de 40 horas semanales, distribuidas en jornadas de 8 horas diarias de lunes a viernes.

Las bases de todos los modelos tienen un denominador común, que no es otro que dar mayor flexibilidad al empleado en el denominado “tiempo efectivo de trabajo” consiguiendo así una mayor conciliación de la vida familiar y en algunos casos un mayor “tiempo de descanso” y desconexión.

Es evidente que cualquiera de los nuevos modelos que intentaremos analizar, van a resultar muy complicados de instaurar en determinados sectores y actividades, por resultar prácticamente imposible concentrar o desconcentrar las jornadas tal como éstos requieren, pero no es menos cierto que esta tendencia se viene practicando en determinados países y sectores, de unos años hacía aquí, que está generando debate y que sin duda en los próximos años va a ser un nuevo reto que las empresas van a tener que afrontar.

Si bien la jornada laboral de 32 horas, de la que tanto se está hablando estos últimos días, parece ser el modelo que está tomando más fuerza, comienzan a oírse otros, como la jornada laboral de 7 días, implantada en algunas compañías, también con grandes resultados. Y es que la jornada laboral de 7 días elimina el gran punto de controversia de su otra competidora, ya que ésta mantiene intacta las 40 horas semanales y por tanto salva el principal obstáculo, la no reducción del salario del empleado (por menos horas de prestación laboral), que presenta la jornada laboral de 32 horas.

Llegados hasta aquí, veamos cuales son la ventajas e inconvenientes de unas y de otras, que nos exigen y que beneficios pueden aportar.

Los nuevos modelos de Jornada Laboral

VENTAJAS

1.- Mayor Productividad

Se constata que el modelo de reducción de jornada implica directamente una mayor eficiencia en el trabajo sólo por el hecho de que el empleado debe desarrollar las mismas tareas, pero ahora en un día menos, lo que se traduce en una mayor optimización del tiempo una mejor gestión de reuniones, pero, además, una mayor reducción del absentismo.

2.- Mayor Conciliación

En este punto el modelo flexible de siete días destacaría, ya que consiste en dar total libertad al trabajador para organizar su jornada laboral. En ésta, uno podría elegir librar los lunes y miércoles, trabajando los fines de semana, mientras que otro podría escoger realizar su jornada entre el lunes y el viernes. El trabajador elige que días trabaja y que días libra, así como dividir sus horas semanales en jornadas de entre 3 y 6,5 días, en definitiva, se potencia la autogestión para conseguir un mayor equilibrio entre la vida profesional y personal de manera particular.

Por el contrario, los modelos de reducción de jornada se enfocan más en la obtención de mayor tiempo “libre”, a fin, de dedicarlo a otras actividades, sean éstas de conciliación, deportivas, formativas. etc. El fin en este caso es conseguir un aumento del llamado tiempo de desconexión.

3.- Atracción y Retención del Talento

Cualquiera de las tipologías de jornadas enumeradas, va a significar, sin duda, un plus o ventaja competitiva considerable en el mercado de trabajo para la captación y atracción del talento como para la retención del mismo.

4.- Menor impacto Medioambiental

El hecho reducir desplazamientos al lugar de trabajo, consigue un efecto directamente proporcional en las emisiones de CO2 a la atmosfera, y por tanto un beneficio para el medio ambiente. Si bien estas ventajas parecen ir más de la mano en aquellas jornadas que persiguen una reducción de la misma, existen herramientas complementarias como el teletrabajo que han supuesto el mismo beneficio, y que se presentan como un gran aliado las jornadas flexibles de 7 días.

5.- Un ahorro para el empleado

Como ya sucediera con el teletrabajo, reducir un día la jornada laboral, supone un ahorro para el trabajador, pues permite reducir gastos ligados al desplazamiento como pueden ser el de transporte privado o público, los gastos de manutención o aquellos gastos ligados al cuidado de menores por terceras personas. Pero es que, además, también provoca un ahorro de energía en la empresa.

DESVENTAJAS

1.- Coste para la empresa

Como ya mencionamos anteriormente, la jornada de 4 días persigue reducir el tiempo de trabajo sin menoscabo de salario en el empleado, es decir, trabajar menos y cobrar igual, por lo que el coste empresarial se mantiene intacto con lo que ello supone. Quienes fundamentan esta fórmula mantienen que dicho inconveniente no es tal, ya que está demostrado que el empleado aumenta su productividad, por lo que los mismos se verían anulados.

En este sentido la jornada laboral flexible de 7 días toma ventaja, ya que al mantener las 40 horas a la semana disipa las dudas de viabilidad económica, pero sus detractores afirman que en lugar de favorecer la conciliación perjudica el cumplimiento al derecho a la desconexión.

2.- Complejidad en la planificación y la gestión de equipos

En la apuesta por reducir la jornada a 4 días y que exista un carácter rotatorio para cubrir la semana de lunes a viernes, puede significar una mayor complejidad a la hora de gestionar el personal para organizar reuniones, sesiones formativas, eventos …

No menos complejo resulta la jornada flexible de 7 horas, pues esta exige definir con claridad las franjas horarias en las que se permite trabajar, además del perfeccionamiento de los sistemas de productividad y control, que sin duda pasarían a tener un papel bastante más relevante.

3.- Pérdida de Competitividad

Como cualquier otro factor, la reducción de jornada o la implantación de jornadas más flexibles, puede significar una reducción de competitividad en el mercado debido a la incapacidad de reacción ante circunstancias imprevistas de éste, y frente a empresas que decidan no implantarlas.

Finalmente, una vez conocidas las virtudes y las no tan virtudes de estas nuevas propuestas, no cabe más que seguir atento al desarrollo en esta materia. No sólo por todo lo anteriormente expuesto, sino también por lo que implicará a todos aquéllos profesionales ligados directa o indirectamente al mundo de los RRHH, tanto por la exigencia como por los desafíos que planteará la adaptación a estos nuevos métodos y modelos de trabajo en el marco de cualquier organización empresarial.

Los nuevos modelos de Jornada Laboral

Compartir en:

OTROS ARTÍCULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR

MANTENTE AL DÍA

Recibe las últimas noticias publicadas directamente en tu email.

Los datos del formulario serán tratados por SERESCO S.A. como responsable del tratamiento. La finalidad es la resolución de la consulta planteada. La legitimación el interés legítimo de Seresco en proporcionarle la adecuada respuesta a su petición. Destinatarios, no se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. No se realiza transferencia internacional de sus datos. Tiene derecho a: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, que podrá ejercer ante el email dpo@seresco.es

Para más información puede ver nuestra Política de Privacidad.
Resuelva la siguiente operación para validar y enviar el formulario:

DESCUBRE NUESTRO EBOOK GRATUITO