EN | PT

+QUENÓMINA

+QUENÓMINA

¿Qué diferencia una empresa de otra?

En la actualidad las empresas son muy parecidas en cuanto a definición, finalidad, nivel organizativo, estrategias, etc

Si nos vamos al diccionario, una de las acepciones que englobaría a todas sería: “Entidad en la que intervienen el capital y el trabajo como factores de producción de actividades industriales o mercantiles o para la prestación de servicios.”

Pero la realidad es que podemos tener dos consultoras con los mismos recursos materiales en un mismo emplazamiento físico, realizando la misma actividad y con resultados totalmente diferentes o dos factorías similares, que montan el mismo tipo de elemento en una misma marca de coche, ubicadas en el mismo polígono industrial y como en el caso anterior resultados muy diferentes.

Pero entonces, ¿qué es lo que diferencia a una de otra Empresa?

De todos los factores que hacen que una empresa sea lo que es, y que realmente la diferencie de otras empresas, con absoluta rotundidad son las personas que la componen.

Está claro que para ejecutar una determinada tarea deberemos de tener unos conocimientos previos mínimos sobre la materia, o sea, unas aptitudes conseguidas mediante una formación teórica y práctica anterior.

Pero para conseguir diferenciarnos y de esta forma promover que mi empresa se diferencie deberemos de tener unas actitudes determinadas ante la vida que impregnen todos nuestros aspectos personales y de esta forma creceremos nosotros y haremos crecer nuestro entorno.

¿Y por qué las personas que hacen diferentes a las empresas, son un coste para ellas y sin embargo las maquinas son inversiones?

No es entendible que aquello que a las empresas les hace ser lo que son, el componente diferencial de las organizaciones sea tratado como un coste.

Por ejemplo, una misma máquina plegadora haría lo mismo en dos empresas de bisagras diferentes, pero tengo la impresión de que la misma máquina con diferentes operarios no tendría los mismos resultados.

El operario de la empresa número uno ante su tarea rutinaria de encender la máquina, activar la seguridad, introducir una chapa, desactivar la seguridad, activar el mecanismo de tronzado, volver a activar la seguridad y extraer la bisagra final, observa el proceso de forma positiva, con actitud abierta que posibilita tener ideas que mejoren cualquier proceso asociado, compartiendo experiencias con compañeros de otros turnos para mejorar el proceso general y aportar soluciones a posibles contingencias que puedan producirse y que eviten accidentes o averías.

El operario de la empresa ‘Tipo 2’ acomete la misma tarea rutinaria con la mente totalmente cerrada, actitud negativa que no aportase ideas de mejora, solamente criticará cualquier aspecto del entorno, culpabilizándolo y sin ningún tipo de colaboración con la organización que no sea el obligatorio. En este caso la posibilidad de averías y accidentes será mucho mayor que en el caso ‘Tipo 1’.
 ¿Qué diferencia una empresa de otra?

¿Y de quien depende que nuestra organización sea del ‘Tipo 2’?

De forma rotunda la dirección de la organización.

La responsabilidad de los directivos de las empresas es rodearse de los mejores, tener a las mejores personas dotadas de unas aptitudes básicas y las mejores actitudes que harán que las personas crezcan y por consiguiente, también crecerán las empresas. No sirve de nada tener las mejores instalaciones, los mejores equipos, los mejores procesos de trabajo… si contratamos a personas sin la actitud necesaria para marcar la diferencia.

Los directivos deberían contratar “orugas que visualicen ser mariposas a través de cambios continuos y no orugas que se vean pequeños gusanitos toda su vida”.

¿Qué diferencia una empresa de otra?

Compartir en:

OTROS ARTÍCULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR

MANTENTE AL DÍA

Recibe las últimas noticias publicadas directamente en tu email.

Los datos del formulario serán tratados por SERESCO S.A. como responsable del tratamiento. La finalidad es la resolución de la consulta planteada. La legitimación el interés legítimo de Seresco en proporcionarle la adecuada respuesta a su petición. Destinatarios, no se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. No se realiza transferencia internacional de sus datos. Tiene derecho a: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, que podrá ejercer ante el email dpo@seresco.es

Para más información puede ver nuestra Política de Privacidad.
Resuelva la siguiente operación para validar y enviar el formulario:

DESCUBRE NUESTRO EBOOK GRATUITO