EN | PT

+QUENÓMINA

+QUENÓMINA

Recursos Humanos ‘hasta el infinito y más allá’

La evolución del departamento de recursos humanos es trepidante. Desde una antigua y mera interlocución entre la dirección y los trabajadores con el objetivo de establecer las bases para que la empresa medre sin preocuparse por el bienestar del trabajador, hasta la elaboración de complicadas políticas en las que se evalúan competencias en base a requerimientos del puesto de trabajo, adecuación de planes de carrera, medición de grados de consecución de objetivos basándose en millones de indicadores, evaluaciones del desempeño, hasta algo que ahora se llama evaluación en base a experiencias vitales

Todo esto está pero que muy bien además de necesario, si lo vemos desde el prisma de lo que se espera de un departamento de recursos humanos.

¿Pero y qué pasa con la salud?

Un 53,7% de los españoles tiene problemas de sobrepeso y un 17% sufre obesidad. En el caso de los niños, un 265 tiene un peso por encima del recomendado, índice por encima de los valores que fija la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), según revelan los resultados del último informe de ‘The Economist’ relacionados con esta enfermedad en España.

evolucion

Cientos de miles de personas pasan interminables jornadas de trabajo sentados frente a una ‘ventanita’ de 18 pulgadas que da acceso a todo en cuanto a información y conocimiento se refiere y olvidamos, o simplemente obviamos, que nuestro cerebro está contenido en un cuerpo que necesita de unos mínimos cuidados imprescindibles y que en la mayoría de los casos no obtiene.

¿Y qué responsabilidad tiene el departamento de recursos humanos?

Yo creo que mucha, y desde que se hace llamar Departamento de Personas mucho más.

Los Recursos Humanos con connotaciones netamente productivas se han convertido en Departamentos de Personas que asociamos más a valores del tipo de cercanía, preocupación, ayuda y mejora en general.

Centrándonos en los aspectos tratados en el citado informe de The Economist seguro que como conclusión, decidimos que algo se está haciendo mal.

A todos se nos viene a la cabeza si hablamos de gimnasia en el trabajo, en las aulas o en cualquier espacio antes de empezar con una actividad, un grupo de personas orientales, uniformado y perfectamente sincronizado realizando ejercicios básicos de gimnasia antes de empezar con los cometidos diarios.

fabrica

Desde hace casi un siglo, la calistenia o gimnasia matutina es algo cotidiano en la vida de los japoneses. De hecho, muchos lo practican desde que eran niños, pues es un requerimiento en la mayoría de escuelas antes de comenzar la jornada diaria. Las empresas también incentivan a sus trabajadores para que practiquen esta rutina de ejercicios simples que ayudan a estirar el cuerpo y a calentarse. La sesión no demora más de cinco minutos y se cree que es beneficiosa para aliviar tensiones, mejorar la flexibilidad y acelerar el metabolismo.

Estas prácticas ya existen hace mucho tiempo, pero las hemos dejado de lado relegándolas a momentos y espacios privados de nuestra vida, porque hemos creído que la actividad física no era lo suficientemente importante, y a veces innecesaria y una pérdida de tiempo, centrándonos en esas interminables jornadas sedentarias, sin pararnos a pensar que unos minutos dedicados a nuestro físico pueden suponer muchos años de vida.

El auténtico departamento de desarrollo integral de personas.

El departamento de personas debería de ser el departamento de la persona integral. Debería de preocuparse tanto por la salud intelectual como por la salud física. Debería de evaluar las competencias y los objetivos de la personas en relación con su cometido dentro de la organización, como de sus condiciones físicas y funcionales, con las acciones correctoras y su seguimiento.

Con esto último no me refiero al seguimiento de la salud realizado por el servicio de prevención, que en mi opinión, las organizaciones responsables hacen una labor extraordinaria.

En este post no estamos tratando aspectos como los riesgos directamente asociados al puesto de trabajo. Solamente trataremos aquellos relacionados con el sedentarismo en general, ya que una parte muy importante de este sedentarismo está relacionado con la actividad laboral y con la capacidad funcional y aptitud física, aspectos que son fundamentales en el desarrollo vital de las personas.

Bien es cierto que quizás los profesionales responsables de los Departamentos de Personas no tengan los conocimientos y técnicas necesarias para llevar a cabo estos cometidos y además puede ser que en la mayoría de los casos estos temas sean tabús difíciles de abordar debidos a prejuicios sociales de los que no se puede hablar…

Sin embargo, solamente con entender que la persona consta de mente y cuerpo, y que ambos dos son igualmente importantes, seguro que entre todos, inventaremos o rescataremos prácticas sencillas y muy saludables para que el desarrollo de nuestras profesiones en lugares llenos de paredes, mesas, sillas, y demás enseres de oficina pueda ser algo mucho más saludable o en su defecto menos perjudicial.

¿Qué pasaría si obtuviéramos un ‘excelente’ en nuestra evaluación anual del desempeño y un ‘necesita mejorar’ en nuestra evaluación de la capacidad funcional y aptitud física, asociado al pago de un bonus?

Podría ser lo mismo que si obtuviéramos en el instituto un 9 en biología y un descuento de 4 puntos por faltas de ortografía.

Por lo tanto nos quedamos en el aprobadillo raspado y sin bonus.

Recursos Humanos ‘hasta el infinito y más allá’

Compartir en:

OTROS ARTÍCULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR

MANTENTE AL DÍA

Recibe las últimas noticias publicadas directamente en tu email.

Los datos del formulario serán tratados por SERESCO S.A. como responsable del tratamiento. La finalidad es la resolución de la consulta planteada. La legitimación el interés legítimo de Seresco en proporcionarle la adecuada respuesta a su petición. Destinatarios, no se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. No se realiza transferencia internacional de sus datos. Tiene derecho a: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, que podrá ejercer ante el email dpo@seresco.es

Para más información puede ver nuestra Política de Privacidad.
Resuelva la siguiente operación para validar y enviar el formulario:

DESCUBRE NUESTRO EBOOK GRATUITO