fbpx
Luis Pardo analiza la figura del Consejero Independiente

Luis Pardo analiza la figura del Consejero Independiente

Luis Pardo, nombrado recientemente Consejero Independiente de Seresco, analiza en un artículo para la publicación especializada 'Capital' por qué es necesaria una figura como la suya en el organigrama de una empresa. “El consejero independiente debe ser humilde, saber siempre escuchar, y, en ocasiones, también rectificar”, explica."Debe ser un profesional de reconocido prestigio que no se encuentre vinculado al equipo ejecutivo o a los accionistas significativos y que reúne las condiciones que aseguren su imparcialidad y objetividad de criterio”.

Pero, ¿por qué consejeros independientes en el consejo de administración? Para empezar, si la empresa cotiza en Bolsa o tiene previsto hacerlo, es un requisito. A mayores, la incorporación de esta figura es una de las mejores decisiones que puede tomar un consejo. Para que la compañía crezca y asegure su futuro, no sólo debe ocuparse de los principales accionistas, sino que debe atender también a los accionistas minoritarios y a los intereses de los stakeholders (grupos de interés): empleados, clientes, proveedores y la comunidad donde opera.

De este modo, los consejeros independientes aportan un valor diferencial y dotan de la estructura adecuada al consejo de administración. Los beneficios de contar con consejeros independientes son:

1. El valor de su experiencia y conocimientos
2. Aportaciones que enriquecen el análisis y el debate
3. Mejoran la toma de decisiones
4. Ofrecen reparto adecuado de poder en el consejo
5. Objetividad en la supervisión y control
6. Mayor transparencia
7. Incremento de la reputación
8. Figura valorada tanto por los accionistas como por los stakeholders
9. Compromiso con el buen gobierno corporativo
10. Diversidad y visión externa
Luis Pardo analiza la figura del Consejero Independiente
Esta figura eleva un escalón más la profesionalización de la empresa y su gobernanza. Su prestigio también es un elemento diferencial que puede atraer a nuevos inversores y talento. Los consejeros, orientados por naturaleza a los resultados, trabajan para crear una estrategia que permita diferenciación competitiva, sostenible y que incremente el valor de la empresa.

En conclusión, los consejeros independientes son un activo imprescindible. La elección de consejeros no debe basarse sólo en requisitos formales, sino en el sentido común. Son ellos, en definitiva, los que dan la estructura y balance adecuado al Consejo, los que representan a los minoritarios y, de una forma objetiva, mejorarán las decisiones de la empresa.