fbpx
La I+D que emerge en Oviedo apoyada por IDEPA. Seresco habla de los proyectos CIP Olive, PLAGo y Flexigrobots

La I+D que emerge en Oviedo apoyada por IDEPA. Seresco habla de los proyectos CIP Olive, PLAGo y Flexigrobots

La Nueva España dedica un especial a 'La I+D que emerge en Oviedo', en el que recoge cómo una veintena de compañías radicadas en el municipio asturiano recibieron 1,14 millones en ayudas delIDEPA el año pasado para dar impulso a sus proyectos innovadores.Seresco es una de las empresas protagonistas de este artículo y, de la mano de Cristina Monteserín, Production Director en Seresco, y Sergio Álvarez, IT Project Manager en Seresco, hablan de tres proyectos englobados en este desarrollo de I+D: CIP Olive, PLAGo y Flexigrobots

Tal como se explica en el artículo, las grandes empresas asentadas en Oviedo también tiran del carro de la innovación. Un ejemplo es Seresco, que presume de tener una actividad innovadora febril. “Nosotros en 2015 hicimos un proyecto europeo (del conocido plan de ayudas del Horizonte 2020) y entramos en el mundo agro creando un espacio en el que los agricultores pudieran compartir sus datos, y llevamos desde entonces trabajando en ese sentido, intentando hacer el campo más competitivo”, destaca Cristina Monteserín, responsable de innovación agrícola en la compañía TIC ovetense. El producto ha evolucionado y el ámbito de actuación también.

Ahora tenemos un proyecto internacional, financiado por el CDTI y que se desarrolla bilateralmente entre España y Egipto, que se llama CIP Olive, y que tiene como objetivo controlar las enfermedades en los olivos españoles y el control de plagas en los olivos egipcios, es una iniciativa que se está poniendo como ejemplo en exposiciones internacionales”, resalta el investigador Sergio Álvarez.
La I+D que emerge en Oviedo apoyada por IDEPA. Seresco habla de los proyectos CIP Olive, PLAGo y Flexigrobots

Sergio añade: “Tenemos otro proyecto a nivel regional para, usando robótica, sensórica y técnicas de visión, detectar prematuramente las plagas de pulgón en las plantas de la faba, estamos trabajando con el Serida y con Idonial”.

Aún queda uno más, bautizado como Flexigrobots y que se están aplicando con éxito en las instalaciones de bodegas Terras Gauda, en Galicia. “Es un proyecto europeo para controlar diferentes tipos de robots, de drones, de tractores autónomos”, explica Álvarez, “el gran caso de uso es que el dron va volando y detecta zonas de riesgo donde puede haber botritis y envía a los robots a inspeccionar y un brazo robótico aplica el tratamiento únicamente al racimo de uvas afectado”. En este proyecto colabora el CSIC y la Universidad de Wageningen, de Holanda.